ADECANA

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

EL DRAMA DE LA ESTEPA CEREALISTA Y LA DEGENERACION DE SUS HABITATS.

ADECANA AFIRMA QUE EN LOS ULTIMOS 40 AÑOS POR CAUSA DE LA AGRICULTURA MODERNA, LA RIQUEZA MEDIOAMBIENTAL DE ESTOS TERRITORIOS HA DISMINUIDO HASTA EXTREMOS MUY PREOCUPANTES.

La gestión y defensa del Medio Ambiente y las especies que lo habitan corresponde al Gobierno de Navarra, quien a través del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local lo regula en las leyes que le afectan que son muy claras  y conservacionista en este tema de la defensa y conservación de la biodiversidad y los animales que habitan en Navarra, cuya norma principal es la Ley Foral 2/1993, de 5 de marzo, de Protección y Gestión de la Fauna Silvestre y sus Hábitats

El objeto principal de esta Ley superior de Medio Ambiente es  el respeto por los hábitats naturales y seminaturales, los componentes del mosaico territorial esencial para la preservación de la vida silvestre y el mantenimiento de las especies que pueblan en estado silvestre los ecosistemas en aras del  mantenimiento y mejora de la biodiversidad de la fauna silvestre y de los hábitats naturales, la preservación de la riqueza animal que vive en Navarra y dentro de ella la que habita en los montes, campos de la estepa cerealista, bosques y ríos de la Comunidad Foral y de sus hábitats como lugares sin los cuales sería imposible preservar la vida de las especies.

En dicha norma se recogen las disposiciones de general aplicación en la materia, encomendando al Gobierno de Navarra y a las Entidades Locales la adopción de las medidas precisas para proteger la fauna silvestre y sus hábitats, en su natural concepción de patrimonio de toda la Comunidad, con especial atención hacia las especies autóctonas de Navarra, estableciendo para ello las correspondientes limitaciones y prohibiciones a ciertas actividades humanas y las lógicas excepciones sujetas a control de la Administración foral, previendo las medidas destinadas a la conservación de las especies más necesitadas de protección pública, creándose a tal efecto un Registro de la Fauna Silvestre, en el que se incluyen las especies y poblaciones de fauna silvestre que existen en Navarra, así como un Catálogo de Especies Amenazadas.

No hay más que leer parte de su artículo 2 para comprobar que las Administraciones Públicas de Navarra “tienen el deber de velar por el mantenimiento de la biodiversidad mediante medidas para la conservación de la fauna silvestre, especialmente de la autóctona y de sus hábitats naturales, y que la protección, conservación y mejora de la fauna silvestre y sus hábitats comprende tanto las acciones positivas encaminadas a su potenciación como aquellas destinadas a la prevención y eliminación de las conductas y actividades que supongan una amenaza para su existencia, conservación o recuperación”.

Sin embargo, en la práctica, los ciudadanos amantes del medio ambiente, como son los cazadores y conservacionistas, comprueban que aunque las normas medioambientales que son de obligado cumplimiento son muy claras en este aspecto, en lo que respecta a la estepa cerealista y a las actividades agrícolas que en ella se llevan a cabo su cumplimiento no se exigen con el mismo rigor que al resto de los ciudadanos, ocasionando con ello que en los últimos 40 años la riqueza medioambiental de estos territorios y de las especies que lo habitan haya disminuido hasta extremos muy preocupantes.

ADECANA ESTÁ SOLICITANDO A MEDIO AMBIENTE MEDIDAS PARA MINIMIZAR SUS IMPACTOS NEGATIVOS.

Varios son los aspectos que están incidiendo en esta degeneración, sobre los cuales la Asociación de Cazadores Navarros ADECANA está solicitando a la Administración que las estudie y establezca las medidas más adecuadas para minimizar sus efectos negativos, todo ello con la colaboración de Medio Ambiente y los representantes de los agricultores.

Las concentraciones parcelarias

El primer punto que se debería corregir es la correcta ejecución de las concentraciones parcelarias que se han hecho en Navarra para comprobar si lo que se plasmó en papel estaba en consonancia con la legislación aplicable, y si en la práctica se ha llevado a efecto según lo previsto.

Hace unos 30 años recorrer la geografía del centro y sur de Navarra era una auténtica maravilla ya que se podían observar en ella una gran cantidad de campos donde se practicaba una agricultura y una ganadería tradicional ,salpicados de barrancos, acequias,  muchos de ellos con sus fuentes, ezpuendas y liecos donde vivía una gran cantidad de fauna asociada a este tipo de hábitats, destacando las aves esteparias, insectos y microorganismos que tradicionalmente han habitado en la estepa cerealista. Entonces las perdices, y las codornices se podían observar por doquier. Hoy en día mucha de esta biodiversidad está desapareciendo a marchas forzadas por la mano del hombre con la ausencia de los poderes públicos.

El uso y abuso de productos fitosanitarios y herbicidas.

Un segundo tema que hay que mejorar es el uso y abuso de productos fitosanitarios y herbicidas, ya que cada vez están saliendo más estudios que están demostrando los efectos que causan en el hábitat, las especies y el ser humano. Aquí es fundamental la educación del agricultor en su correcto uso, así como ir eliminando los que parece que son más nocivos o sustituirlos por otros que causen menos afección.

Mejoras en la recolección y empacado de la paja del cereal

Tal como repetidamente viene solicitando ADECANA para que las labores agrarias de recolección del cereal, el empacado de la paja y el arado de los campos tengan un menor impacto sobre el hábitat  y las especies, es fundamental que se instalen en las cosechadoras dispositivos espantafauna, que se actué desde el centro al exterior de las parcelas, que se respete un periodo no inferior a 10 días entre la cosecha y la recogida de la paja, y que esta no se recoja durante la noche.

Laboreo y labrado de los campos

La normativa por la que se establecen las normas de la condicionalidad en materia de buenas condiciones agrarias y medioambientales está regulada mediante la Orden Foral 110/2015, de 20 de marzo, en la cual se regulan las normas en materia de buenas condiciones agrarias y medio ambientales de la tierra
A pesar de que en esta normativa se regulan una serie de condicionantes para recibir las ayudas condicionadas a que se respete una mínima cobertura del suelo en las parcelas de secano de cultivos de invierno relacionados con el laboreo tras la recolección hasta el 1 de septiembre, con una serie de excepciones de segundos cultivos o una serie de municipios que no les afecta, o porque sean colindantes con núcleos urbanos y carreteras, lo cierto es que en la práctica los cazadores ven con estupor como la gran parte de los terrenos de cultivo están sin cobertura vegetal cuando comienza la media veda el 15 de agosto, dejando la tierra sin refugio para que se guarezcan los animales, por los que han conseguido sobrevivir durante los meses anteriores quedan a merced de todo tipo de predadores que en poco tiempo acaban con muchos de ellos.
Desde ADECANA su Secretario Jesus Irazola se critica que “cuando se autorizó el laboreo con el Chisel, que es un labrado de mejor intensidad que el tradicional, no se tuvo en cuenta que con la moderna maquinaria agrícola  se puede dejar un campo yermo, totalmente inservible para la fauna  sin necesidad de voltear la tierra, y de lo que se trata es de que los agricultores puedan realizar sus labores pero con un mayor respeto medioambiental. Jesus afirma que “en esta Asociación se nos ha comentado que desde la Administracion se vigila el cumplimiento de estas normas, sancionando a los incumplidores de ciertas ayudas directas de la Política Agraria Común. PAC”