DOS COLOSOS ALEMANES PARA LA BATIDA: 9,3 x 74 R  y  9,3 x 62

 

 

 

Autor: Miguel Iñigo Noain

 

HISTORIA:

Ambos cartuchos son de origen alemán, el 9,3 x 74 R fue diseñado y comercializado en el año 1900 para ser utilizado en rifles express y monotiro. Monta una bala 9,3 mm. y tiene una vaina con reborde (R) que facilita la labor de los extractores de estas armas y muy larga (74 mm.) para que al dispararlo genere presiones bajas, mejor toleradas por las básculas de este tipo de rifles. Con este cartucho se pretendía competir con otros similares de origen británico como el 400/360 Nitro Express.

El 9,3 x 62 fue diseñado por un armero berlinés, Otto Bock, en 1905 y su finalidad era dotar de un arma versátil, potente, segura y económica a los colonos y cazadores de las entonces colonias alemanas en África. Utiliza las mismas balas de 9,3 mm. que el anterior pero su vaina se adaptó en forma (sin reborde) y en medidas (62 mm.) para ser utilizado en los abundantes rifles de cerrojo Mauser 98, sistema que todavía no ha sido superado en fiabilidad y resistencia y que sigue siendo el preferido por todos los fabricantes de armas de gran lujo.

CARACTERÍSTICAS:

A pesar de ser muy diferentes en forma, ambos cartuchos tienen un rendimiento similar, en algunas cargas el 9,3 x 62 al estar pensado para su uso en rifles de cerrojo, cuyas acciones son más resistentes que las básculas de los express, genera más presión en recámara y como consecuencia una velocidad inicial y energía ligeramente superior al 9,3 x 74 R pero que no tiene diferencias significativas en la práctica. Por eso todo lo que digamos de uno vale para el otro.

El diseño de ambos cartuchos no pudo ser más acertado, son cómodos de disparar con un retroceso moderado, por lo tanto pueden utilizarse en rifles relativamente ligeros y no son necesarios cañones largos para aprovechar todas sus propiedades, son suficientes de 54 cm. lo cual hace que estas armas sean cortas y manejables. Son muy eficaces en una gran variedad de especies animales desde los más pequeños antílopes africanos y corzos hasta los grandes antílopes, búfalos, osos, ciervos, jabalíes, etc. incluso con determinadas cargas, usando balas blindadas o monolíticas, puede ser utilizado con los elefantes, donde la ley lo permita.

Cazadores famosos como John H. Taylor “Pondoro” en su libro RIFLES & CARTUCHOS AFRICANOS se declara admirador del 9,3 x 62 y Kevin Robertson, veterinario, cazador profesional y autor de varios libros de caza africana posee un BRNO en este calibre con el que se han cazado más de 600 búfalos.

Con estos cartuchos, como con todos, es muy importante la elección de la bala en función del animal que estemos cazando. Reservaremos las más pesadas (más de 18 g.) y duras (Orix, Barnes X, solid, monolíticas, etc) para los animales africanos de mayor corpulencia. Para su uso en Europa existen muchas cargas de diferentes marcas con balas entre los 13 y 17 gramos (Orix, Vulcan, KS, DK, H Mantel, Nosler, etc.) muy eficaces en nuestra fauna cinegética. En el caso de los rifles express es necesario atenerse a la munición con la que haya sido regulada la convergencia de los cañones. En los rifles monotiro, semiautomáticos o de cerrojo basta con ajustar los sistemas de puntería a la munición utilizada.

Estos cartuchos disparan balas pesadas y relativamente lentas, por lo cual no están indicados para disparos muy lejanos, a más de 220 o 250 metros, pero en distancias cortas (hasta los 200 m.) como es el caso de nuestras batidas, monterías y algunos recechos a ciervos y corzos su eficacia es sorprendente con un altísimo poder de parada y muy cortas distancia de fuga de los animales heridos, con la condición imprescindible de que el cazador cumpla con su parte y coloque el impacto en el sitio adecuado.

En Europa Central, naciones con mucha más tradición de caza con rifle que nosotros, son dos de los cartuchos más valorados para estas modalidades de caza. Su versatilidad, principalmente la del 9,3 x 62 se ha visto incrementada con la aparición en los últimos años de varios modelos de rifles semiautomáticos que lo disparan. Son dos cartuchos que a pesar de tener más de 100 años, son plenamente vigentes en la actualidad y no han sido superados. Todos los cazadores que conozco y lo han usado, yo entre ellos, lo consideramos insuperable para la caza en batida o montería.


XXII JORNADAS
CAZA Y NATURALEZA
ADECANA